Skip to main content















Jean-Pierre

El sentido de la vista nos permite captar nuestro entorno por medio de la luz. Así, un objeto en un cuarto oscuro no será visto, aunque allí se encuentre.

La observación se liga al sentido de la vista. Ver y observar no es lo mismo, los diferencia un ingrediente fundamental.

Jean-Pierre Brion es un belga que vive en Panamá y anda observando nuestro país, armado de un equipo que le permite congelar sus observaciones y paradójicamente convertirlas en visiones a través de sus fotografías. Sí, Jean-Pierre camina los lugares urbanos y rurales tomando del entorno la imagen y narrando a través del silencio una historia. Avispado en su andar no pierde oportunidad de llenar de luz su lente y decirle a los continentes sobre todo lo que hay en nuestra tropicalidad, en nuestros indígenas, en nuestros bailes y raspaos colorados con leche condensada, en nuestros perros amarillos de hocico largo, en las calles de guayacanes y costas cercanas.

Asumo que el calor del istmo lo sedujo y lo mantiene conjugando verbos llenos de humedad. Ese estado lo induce a llegar a la diferencia en el observar, a encuadrar con criterio de diseñador su entorno, valioso y necesario, para crear un diálogo unipersonal que luego muestra en el lenguaje del arte.

Recientemente Jean-Pierre expuso una muestra de su trabajo en la Alianza Francesa de Panamá, un collage de momentos y lugares con un sabor sencillo y títulos amenos que guindaban de las paredes como ventanas a mundos narrados. El trabajo gráfico es muy bueno. Su exigencia y criterio lo lleva a la armonía del color o de los grises y la suspicacia de captar el momento es evidente. Lo dijimos ya, ver y observar no es lo mismo y en esa diferencia encontramos también el resultado. Agudizar, sensibilizarse y dejarse alcanzar antes del contacto es necesario, eso solo se consigue fuera de los libros y eso mismo podrá transmitirse en una imagen, aunque estática, pero llena en toda su expresión.

He tenido la oportunidad de ver sus muchas fotografías, gigas que almacenan luz transformada en misterios digitales que se revelan ante las mentes y los conceptos, y lo más importante, conversar sobre lo que está fuera del registro, ese espacio que se completa fuera del marco y la viñeta, oportuno al intercambio de ideas.

Esperamos tener más exposiciones de su extenso trabajo, de esa integración intercultural, necesaria.

Comments

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…
Hospital Da Vinci, Dalí.

Visité la exposición de Da Vinci y Dalí en el Hospital Santo Tomás... el Elefante blanco. El primer paso, entrar por un pasillo que me llevaría a la barriga del Elefante para encontrarme con la sospecha de lo que vería y con el nombre de dos monstruos que por separado dan hilo suficiente para hablar de ellos.
Da Vinci, sus inventos, sus códigos, pinturas. Mil cosas. Que si la propuesta de un aparato volador, una metralleta de 360 grados, un tambor automático, un banco para dibujar perspectivas, cojinetes y balineras, medidores de la fuerza del viento, el traje de un buzo, y un montón de cosas más. Por otro lado, la mona lisa y sus misterios, qué pasó con las pestañas, la pedrada que le dio un loco, Napoleón la tenía en el baño, el experimento, la fotografía que le tomaron con miles de pixeles. Como dice mi amigo Alex, toda la parafernalia, todo el andamiaje, hasta los índices táctiles en grandes pantallas para mostrar el genio y creatividad de un hombre.
Lue…