Tuesday, November 24, 2009




Sin escenario

exposición de Pep Durán
MAC / nov 2009


El mundo a partir de una fracción solo es posible cuando esa fracción contiene las posibilidades de ser todo lo que será y sus extensiones. Así un árbol será un lápiz, y antes de serlo fue semilla. El dibujo es carbón que será edificio, que fue idea, que será casa y quizá nunca será hogar.

Pep Durán plantea en "sin escenario" la construcción de un algo a partir de la fracción que es unidad y se manifiesta a través de un aparente desorden que contiene mucho sentido. La muestra exhibida en el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá atiende al hombre como elemento que se construye se contiene y se sostiene en su propia fracción. Constantes aluciones al teatro, elementos de un aparente sin sentido, encajados, puestos, exhibidos como una gran pregunta que se responde progresivamente. En toda la sala siempre la estrecha presencia humano-cosa mostrada en los objetos menos esperados.

Una serie de collages que muestran el diseño interior de espacios que una vez más contienen al hombre manifestado en la arquitectura de un escenario diario, de las cosas que hace y que lo hacen ser. Composición lograda con pegamento, telas, papel y figuras en negro y grises.

Luego, un set de fotos de ropas guindadas sin la presencia de hombre o mujer, solo las ropas en estructuras que las sostienen, como los sobre todos en pareja con los que abre la muestra. Lo que viste al cuerpo no sustituirá su contenido, pero hablará de él. Acaso un sombrero sea el detonante o la pista que muestra una transformación. Acaso unas tizas de colores en el piso inviten a completarnos, a terminar nuestra construcción.

Wednesday, November 18, 2009









Desde mi mosaico

(Interludios. Exposición de Carlos Estévez – Galería Allegro).

El geometrismo, círculos, tangentes, cuerdas, forman parte de la intrincada propuesta que Carlos Estévez presenta en sus pinturas. Integración de una fase mecánica que revela una arquitectura interior, quizá como el complejo universo que logra establecer la vida y que integran en unicidad al hombre con todo lo que lo rodea. Cosas de la misma cosa. Planteamientos desde ángulos adyacentes que sustentan el equilibrio entre el mundo material y lo humano, fórmula que se impone necesaria sobre un fondo neutral.

Varias de las pinturas y dibujos de Estévez sugieren vértigo, como si el tic-tac de una de esas máquinas que él dibuja cobrara vida en nuestra mente y su sonido se mantuviera como único en el silencio de la galería, acaso el misterio de la vida resuelto.

Androides, arañas, instrumentos, piezas elementales en seres generalmente en estricto perfil o totalmente frontales, logran romper la rigidez con todo el aparejo de elementos y números que combinados logran dar movimiento a sus creaciones. Las diagonales rompen la estabilidad y completan el dinamismo entre ruedas y poleas que transmiten acción a los elementos que la integran.

Entre las cajas de sombras y algunos collages Estévez plantea una cosmobiología con íconos de distintos materiales. La secuencia y correspondencia entre la llave y la cerradura, entre el universo y lo humano, descifrado finalmente. Algo de lo mortuorio se asoma, de esa incomodidad que hay cuando nos hablan de cosas que sabemos pero que no queremos tratar.


Noviembre 2009.

(Créditos: imágenes de los trabajos de Carlos Estévez).