Skip to main content



Sin escenario

exposición de Pep Durán
MAC / nov 2009


El mundo a partir de una fracción solo es posible cuando esa fracción contiene las posibilidades de ser todo lo que será y sus extensiones. Así un árbol será un lápiz, y antes de serlo fue semilla. El dibujo es carbón que será edificio, que fue idea, que será casa y quizá nunca será hogar.

Pep Durán plantea en "sin escenario" la construcción de un algo a partir de la fracción que es unidad y se manifiesta a través de un aparente desorden que contiene mucho sentido. La muestra exhibida en el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá atiende al hombre como elemento que se construye se contiene y se sostiene en su propia fracción. Constantes aluciones al teatro, elementos de un aparente sin sentido, encajados, puestos, exhibidos como una gran pregunta que se responde progresivamente. En toda la sala siempre la estrecha presencia humano-cosa mostrada en los objetos menos esperados.

Una serie de collages que muestran el diseño interior de espacios que una vez más contienen al hombre manifestado en la arquitectura de un escenario diario, de las cosas que hace y que lo hacen ser. Composición lograda con pegamento, telas, papel y figuras en negro y grises.

Luego, un set de fotos de ropas guindadas sin la presencia de hombre o mujer, solo las ropas en estructuras que las sostienen, como los sobre todos en pareja con los que abre la muestra. Lo que viste al cuerpo no sustituirá su contenido, pero hablará de él. Acaso un sombrero sea el detonante o la pista que muestra una transformación. Acaso unas tizas de colores en el piso inviten a completarnos, a terminar nuestra construcción.

Comments

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…
Hospital Da Vinci, Dalí.

Visité la exposición de Da Vinci y Dalí en el Hospital Santo Tomás... el Elefante blanco. El primer paso, entrar por un pasillo que me llevaría a la barriga del Elefante para encontrarme con la sospecha de lo que vería y con el nombre de dos monstruos que por separado dan hilo suficiente para hablar de ellos.
Da Vinci, sus inventos, sus códigos, pinturas. Mil cosas. Que si la propuesta de un aparato volador, una metralleta de 360 grados, un tambor automático, un banco para dibujar perspectivas, cojinetes y balineras, medidores de la fuerza del viento, el traje de un buzo, y un montón de cosas más. Por otro lado, la mona lisa y sus misterios, qué pasó con las pestañas, la pedrada que le dio un loco, Napoleón la tenía en el baño, el experimento, la fotografía que le tomaron con miles de pixeles. Como dice mi amigo Alex, toda la parafernalia, todo el andamiaje, hasta los índices táctiles en grandes pantallas para mostrar el genio y creatividad de un hombre.
Lue…