Skip to main content

Creole Albrook / Aristídes Ureña Ramos


Casi cuarenta años después regresa (de Italia a Panamá) el veragüense Aristídes Ureña Ramos y ha ubicado su residencia en Albrook.  Desde allí, como punto de fuga, plantea su visión a través de un conjunto de pinturas que muestran su gráfico mental, la distancia achicada, el cambio en la caja de transmisión que da marcha a una expresión compuesta de elementos diversos que personalizan su nuevo encuentro llamado “Creole Albrook”.

Ureña Ramos, en Creole Albrook, me parece que sufre un nacimiento inverso.  No sé si en su largo despacho en Europa tuvo retornos físicos a Panamá.  De no ser así, al volver muy probablemente vivió choques físico-químicos, como cuando un objeto del espacio sideral atraviesa las capas de la atmósfera para impactar en suelo terrestre.  Esta aventura de riesgos insospechados puede, probablemente, seguir haciendo que Aristídes produzca nuevos cantares alrededor del retorno compuesto.

La mezcla de consecuencias trípticas, retablos, prehispanidad, degradaciones, selva, decantaciones en bocas aguadas, elementos interpretados del consumismo, la figura humana atendida mayormente en líneas, y la presencia del propio autor dimensionado más allá del género, me conduce a pensar que el pintor está deseoso de comunicación, de conversar con ese paréntesis de ausencia.  Azules añilozos, amarillos y rojizos de trópico, ángeles, ríos, gente del campo, tradiciones (quizá de San Francisco de la Montaña, universalizada en la Sixtina), acontecer en acrílico.


Un vídeo se suma a las pinturas como parte de la exposición.  Inicia con café y un hilo retomado, el de la (antigua) presencia gringa, como dando indicios de algo inconcluso.  También muestra al Ureña en rutina sencilla, sin malabarismos ni idealizaciones sacras, un tipo de carne y hueso que absorbe y transmite.  Aporta la opinión de Orestes Nieto, como voz que suma los ángulos adyacentes en el horizonte Creole. 


Detalles de sus pinturas 
Detalles de sus pinturas 
Detalles de sus pinturas 

Detalles de sus pinturas 



Detalles de sus pinturas 














Comments

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…

Dony y Rolando

Dony, la esposa de mi primo Rolando falleció en enero de este año.  La conocí más o menos  hace 23 años cuando empezaban de novios.  La enfermedad fue la causa de su partida.  Su funeral, triste por recordación, dolor y duelo también fue uno de los actos más hermosos que he vivido, y lo digo así porque ante el hecho evidente de la muerte, se respiraba vida.  Un corazón desgarrado es como una amputación.  Tener que enfrentar la ausencia inmediata conlleva pensamientos, internalizaciones, enojo, por qués.  Es vivir la duda existencial como protagonista, es cuestionar en un hilo de culpas desde lo ínfimo hasta al mismo Dios.
En un momento de acercamiento Rolando habló frente a todos, acompañado de sus dos hijos. Esta fue una relación… ¡Perfecta!, dijo.  Perfecta porque tuvimos problemas,  porque tuvimos dificultades muchas veces, pero fue perfecta porque nos tuvimos para seguir adelante.
Y digo yo, en la imperfección humana se construye sin las pretensiones exageradas de un perfeccionis…