Thursday, October 21, 2010






Dueño de sus emociones.

Se dice que uno decide cómo sentirse. Nadie puede construir o destruir su felicidad, excepto uno mismo. Lo externo, las circunstancias, casi siempre condicionan y controlan nuestro estado emocional porque no hemos aprendido a manejarnos. Es decir, los hechos siempre se darán, pero la manera en que nos sentimos y reaccionamos es lo que nos corresponde, es nuestra elección. Esta tarea no es fácil pues generalmente debemos cambiar un esquema formado desde la niñez y reforzado a través de los años. De ahí que escuchemos a personas decir: "es que yo soy pocas pulgas", o "...tiene un carácter".

Una misma frase, dependiendo de dónde proviene, es manejada de distinta manera. Podemos asumir la posición de ofendidos o ignorar esas palabras sin ninguna secuela.

Ahora, no estoy sugiriendo ser el congo del grupo, hablo de reaccionar asertivamente. Saber que si te enojas o no, es por libre elección, o si eres congo también es por libre decisión.

Hagamos el siguiente ejercicio. Leamos estos puntos:

1. Los diputados tienen exoneraciones en autos de lujo, a pesar del alto salario que poseen.

2. Los buseros siguen manejando agresivamente y ocasionando accidentes por su imprudencia.

3. Los bancos siguen embaucando con las tarjetas de crédito, entre otras cosas.

4. Se paga la recolección de basura, pero el gobierno no la recoje.

5. Al profesional panameño capacitado le pagan menos que al consultor extranjero por el mismo trabajo.

6. En los comerciales de televisión los niños blancos siempre ríen y los niños criollos están tristes y son símbolos de fundaciones de ayuda.

7. Las televisoras muestran muchos programas y novelas antivalores y creen salvar su responsabilidad poniendo una letrita de regulación en la esquina de la pantalla.

8. En varias escuelas, los viernes los estudiantes pagan un dolar para ir en ropa civil a pesar que tienen uniforme, pero no sabemos por qué es tan popular pagar para estar por encima de los reglamentos.

9. Desde Kinder se postula al Rey o Reina del centavo. O sea el que más plata lleve ...es el que gana.

10. Etc.


Dígame... ¿Cómo se siente?




octubre/2010