Skip to main content





Día, mes, año.

En el renglón siguiente, después de nombre y apellido, decía “fecha de nacimiento”. Lo llené rápido, día, mes y año, instintivamente y continué con el formulario. Cuando llegué a casa, por alguna razón reflexioné sobre ese asunto de la fecha de nacimiento. Parece tonto, pero se me fue armando un argumento más complejo que el simple trámite de escribir en un papel.

La fecha de nacimiento inicia el cronómetro de la vida de una persona desde su alumbramiento. Esto nos permite saber lo obvio, su edad; pero además nos define un marco o época porque inmediatamente lo relacionamos con un “cuándo más amplio”. Viendo la fecha de nacimiento de Isaac Newton, por ejemplo, asociamos su época, entorno social, moda, condiciones tecnológicas, etc. Es como la banderita en la línea del tiempo. Ya con esto vemos que la historia necesita de las fechas para referenciar, y los profesores de la cátedra, para calificar.

Otro aspecto que se relaciona con la fecha de nacimiento son los signos zodiacales. A cada quien le corresponde un signo, con elementos, piedras, números, colores y cartas astrales. Aquí los astrólogos ya van teniendo estudio y oficio.
Los psicólogos también se benefician porque pueden diferenciar a los niños, los pre-adolescentes, los adolescentes, los adultos jóvenes y los adultos mayores al consultar un documento, antes de ver al paciente.

Las dulcerías están muy contentas con la fecha de nacimiento porque en algunas culturas celebran el cumpleaños con un dulce o pastel, de manera que todos los días alguien cumple y eso hay que celebrarlo junto a los globos, las servilletas, el “cool-aid”, y las necias “muestras de cariño en efectivo” que están tan de moda. Por medio de la fecha de nacimiento sabemos si en el cumpleaños habrán estripers o payasos (que también lucran).

Los ginecólogos no se quedan atrás programando las cesáreas y aunque es bueno ser precavido, les han quitado la gracia a las abuelas de adivinar el cumpleaños de sus nietos.

Los maestros de matemáticas encuentran una cantera de posibilidades para inventar problemas relacionados con la edad, aunque algunos quedan como tres patines, más jóvenes que mamita.

Otros beneficiados son los vendedores de lotería, porque el acierto puede venir por la fecha de cumpleaños, que son números bajitos.

El tema abarca hasta los que hacen lápidas y que sintetizaron con estrellitas y crucecitas las fechas de entrada y de salida.

Bueno, ese día reconocí la universalidad y mística de la fecha de nacimiento, sin embargo a veces pierde su encanto en la rutina de un formulario.

¡Feliz Cumpleaños!

Comments

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…
Hospital Da Vinci, Dalí.

Visité la exposición de Da Vinci y Dalí en el Hospital Santo Tomás... el Elefante blanco. El primer paso, entrar por un pasillo que me llevaría a la barriga del Elefante para encontrarme con la sospecha de lo que vería y con el nombre de dos monstruos que por separado dan hilo suficiente para hablar de ellos.
Da Vinci, sus inventos, sus códigos, pinturas. Mil cosas. Que si la propuesta de un aparato volador, una metralleta de 360 grados, un tambor automático, un banco para dibujar perspectivas, cojinetes y balineras, medidores de la fuerza del viento, el traje de un buzo, y un montón de cosas más. Por otro lado, la mona lisa y sus misterios, qué pasó con las pestañas, la pedrada que le dio un loco, Napoleón la tenía en el baño, el experimento, la fotografía que le tomaron con miles de pixeles. Como dice mi amigo Alex, toda la parafernalia, todo el andamiaje, hasta los índices táctiles en grandes pantallas para mostrar el genio y creatividad de un hombre.
Lue…