Skip to main content
Vaivenes, de Kansuet.

Una forma de vaina, parecida a la del guandú cuando cambia de verde a chocolate. Unos flecos despintados, escurridos desde la hamaca, capullo de niño, de niña, dormidos, con los ojos en el centro del pecho, soñando quizá con lo que jugaron en el día. En sus caras se asoma la felicidad que es bella, con olor a sudor y canto, pintada con manchas vibrantes como cuando el sol dibuja sombras en las cosas y derrama las manos de Kansuet sobre los lienzos.

De nuevo me encuentro con esos caminos que hace el sudor cuando se escurre en los cachetes colorados y que sospecho que es donde Lucio humedece sus pinceles, pues no hay otra forma en que recoja tanta naturalidad.
Y ese perro hermoso, amarillo, hoci largo, de bigote criollo, de paso ligero y brincón, cuando juega con esos chiquillos que ahora duermen en las hamacas guindadas de los bastidores.

La galería Allegro está presentando del 9 de junio al 10 de julio de 2010 la exposición Vaivenes, de Lucio López Cansuet (Kansuet). “Niño con manto rojo”, “Vuelo ligero”, “Historia”, “Eterno abrazo” y otros más componen la muestra. Trabajos realmente impactantes, de un gusto muy bien formado en la escena y la técnica, hacen sentir ese calor particular de sus pinturas.

Con la presentación mayormente de jóvenes kunas mezclados con formas que sugieren hamacas, vainas o capullos que envuelven y se transforman en manchas deslavadas que gotean sobre fondos simples, logra que la figura humana se funda sin extrañeza en la naturaleza, en su propia conciencia.



video

Comments

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…
Hospital Da Vinci, Dalí.

Visité la exposición de Da Vinci y Dalí en el Hospital Santo Tomás... el Elefante blanco. El primer paso, entrar por un pasillo que me llevaría a la barriga del Elefante para encontrarme con la sospecha de lo que vería y con el nombre de dos monstruos que por separado dan hilo suficiente para hablar de ellos.
Da Vinci, sus inventos, sus códigos, pinturas. Mil cosas. Que si la propuesta de un aparato volador, una metralleta de 360 grados, un tambor automático, un banco para dibujar perspectivas, cojinetes y balineras, medidores de la fuerza del viento, el traje de un buzo, y un montón de cosas más. Por otro lado, la mona lisa y sus misterios, qué pasó con las pestañas, la pedrada que le dio un loco, Napoleón la tenía en el baño, el experimento, la fotografía que le tomaron con miles de pixeles. Como dice mi amigo Alex, toda la parafernalia, todo el andamiaje, hasta los índices táctiles en grandes pantallas para mostrar el genio y creatividad de un hombre.
Lue…