Skip to main content






“El hilito”

Llegó a mis manos, a mis ojos, por tropiezo en la biblioteca de mi sobrina Mariel, un libro como pocos, de una profundísima belleza y sencillez inusual, “El hilito”.

El hilito es un libro pequeño, un cuadrado de 4.5 pulgadas, impreso a dos tintas, verde y negro.

El hilito es una narración de lo que es la realidad, la describe sin describirla, porque uno como lector, mientras lee, piensa en su realidad. El libro es una inducción a verse en un paralelo formidable, una acción inmediata, como si se tratara de dos pistas superpuestas, una en la lectura, otra en la singularidad de nuestra realidad.

Para mí, lo sustancial de El hilito es que sus textos son brevísimos y acertados, escasa una línea muy corta; además el complemento gráfico con dibujos lineales sencillos que contienen la profundidad de ese texto minimalista, pero capaces de condensar, sintetizar la idea rotundamente.

¡Qué manera de enfocar la realidad! El tino de manejar un tema tan complejo de una manera tan sencilla no es casual. Esto no es tirar de un hilo, o de los cabellos y listo. No es tan fácil. La realidad, descrita como lo interior que define a un individuo, es también recíproca, porque el individuo definirá la realidad. Una figura cóncava-convexa de alguna manera complementaria, pero también sujeta a variación, a modificación por parte de los ejes que la componen.

Cito a Flor Balestra, autora del libro, cuando inicia diciendo “la horizontalidad de la realidad es un hilito que tiene la fragilidad de la nada”. Una oración cargada de fuerza poética que irá descubriendo a través de las páginas, la serie de pensamientos, recuerdos, sueños que hablan de nosotros como realidad y parte de la realidad (aunque sea virtual, ilusoria, perceptual, o como sea).

Ojalá tengan la oportunidad de leer, ver las ilustraciones y disfrutar la dimensión de este trabajo. Yo lo aplaudo, se los recomiendo.

____

Créditos: “El hilito”, autora: Flor Balestra (Texto y dibujos).

Coordinación editorial: Guido Indij.

Ediciones: Asunto impreso.

** Las imágenes han sido tomadas del libro, previa autorización del editor y la autora, en respeto a los derechos de autoría intelectual. **

____

jairo llauradó

Febrero 2010

Comments

Anonymous said…
[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Necesitas ganar dinero y no sabes que hacer[/b]
Hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero internet. Como nos ha sido de utilidad a nosotros, tambien les puede ser de interes para ustedes. No son unicamente formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de metodos para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero desde casa[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…
Hospital Da Vinci, Dalí.

Visité la exposición de Da Vinci y Dalí en el Hospital Santo Tomás... el Elefante blanco. El primer paso, entrar por un pasillo que me llevaría a la barriga del Elefante para encontrarme con la sospecha de lo que vería y con el nombre de dos monstruos que por separado dan hilo suficiente para hablar de ellos.
Da Vinci, sus inventos, sus códigos, pinturas. Mil cosas. Que si la propuesta de un aparato volador, una metralleta de 360 grados, un tambor automático, un banco para dibujar perspectivas, cojinetes y balineras, medidores de la fuerza del viento, el traje de un buzo, y un montón de cosas más. Por otro lado, la mona lisa y sus misterios, qué pasó con las pestañas, la pedrada que le dio un loco, Napoleón la tenía en el baño, el experimento, la fotografía que le tomaron con miles de pixeles. Como dice mi amigo Alex, toda la parafernalia, todo el andamiaje, hasta los índices táctiles en grandes pantallas para mostrar el genio y creatividad de un hombre.
Lue…