Skip to main content


Tengo un amigo que anda por los 42 años de edad. Me comentaba, con algo de vergüenza, pero más sinceridad, que su enfoque hacia el sexo opuesto es bastante diferente en relación a pocos años atrás. Decía que la mayor parte del tiempo y de sus pensamientos se quedan anidados entre los pechos de las mujeres que ve en la calle. Esto en principio no da mayor asombro, lo que sí es interesante es que su imaginación, según me confiesa, se ha vuelto cada vez más fértil en montar escenas que van de categoría doble equis hasta las más descarriadas de la pornografía danesa o sueca.

El pobre admite las incomodidades que ha pasado cuando se queda ido con cara de enfermo y su interlocutora visiblemente molesta se acomoda el escote. O en otros casos no ha podido levantarse de la silla terminada una reunión, porque la templanza de sus pensamientos ha llegado hasta su bragueta, o al participar en el tema tratado dice, son los pezones, al querer referirse a los pistones.

Muy a pesar de todo dice que este cambio en su vida lo acepta tal cual y que lo único que le preocupa es que leyó en una revista que un gran porcentaje de hombres al llegar a los 50 y después de ser empedernidos mujeriegos comienzan a experimentar deseos de explorar la sexualidad, pero en su mismo género.

Comments

Popular posts from this blog

Derivaciones concretas

Fui a la exposición “Derivaciones concretas”.  Formas geométricas (como todo en la vida), geométrico.  Lógicas.  Cuadrados, rectángulos, colores planos.  Ángulos rectos y siguen los colores planos.  Me sugieren a Alemania, no sé por qué, quizá una revista en el subconsciente.
Carlos Evangelista (español).  De repente rompe la línea recta con una curva, un arco en metal.  Esculturas de acero, cortado, doblado, pintado.  Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo… plano.
Cortar el metal, doblarlo, soldarlo, eliminar el cordón de soldadura, la rebaba y que se vea bien acabado no es fácil.  Sin embargo una curva da la esperanza por lo arriesgado a diferencia de la línea recta que es predecible.
Para mí se conjugan dos cosas en la exposición.  El pensamiento curvo y el pensamiento recto.  Los analistas puros, intransigentes y los permeables, aquellos que permiten otras cosas.
El color plano a ese tamaño no me conmueve.  Más lo hace la limpieza del trabajo, de los empates bien logrados.  Es…
Hospital Da Vinci, Dalí.

Visité la exposición de Da Vinci y Dalí en el Hospital Santo Tomás... el Elefante blanco. El primer paso, entrar por un pasillo que me llevaría a la barriga del Elefante para encontrarme con la sospecha de lo que vería y con el nombre de dos monstruos que por separado dan hilo suficiente para hablar de ellos.
Da Vinci, sus inventos, sus códigos, pinturas. Mil cosas. Que si la propuesta de un aparato volador, una metralleta de 360 grados, un tambor automático, un banco para dibujar perspectivas, cojinetes y balineras, medidores de la fuerza del viento, el traje de un buzo, y un montón de cosas más. Por otro lado, la mona lisa y sus misterios, qué pasó con las pestañas, la pedrada que le dio un loco, Napoleón la tenía en el baño, el experimento, la fotografía que le tomaron con miles de pixeles. Como dice mi amigo Alex, toda la parafernalia, todo el andamiaje, hasta los índices táctiles en grandes pantallas para mostrar el genio y creatividad de un hombre.
Lue…